El miedo no es una actitud cristiana, sino la de un alma encarcelada, sin libertad para crear algo, que no mira adelante para hacer el bien. Hay que tener el corazón siempre alegre porque el Señor ha vencido.

Papa Francisco